Futuro Imperfecto (I)

Año MiniEstelar 2008 10 17 a las 0:30 por April | De la MiniGalaxia MiniAsteroides | 1 Contacto recibido

El zumbido del despertador interrumpió el silencio del apartamento. En la oscuridad, alguien palpaba la superficie de una mesilla en busca del origen de ese infernal ruido, pero no lo encontraba. El enervante aparato continuaba regalando su monótona melodía.

“¿Dónde estás, maldito cacharro…?” – pensaba a la desesperada.

Se incorporó apoyando los pies sobre el suelo, y se frotó la cara. No fue hasta que se pasó las manos por la cabeza, una vez sentada al borde de su lecho, cuando notó el bultito que le colgaba del lóbulo de la oreja. Pulsó el pequeño saliente y cesó el sonido. A pesar de lo incómodo del chisme, siempre prefirió el despertador de pendiente, al que instalaban ahora directamente en el centro del sueño y la vigilia.

– Encender luz – dijo en voz alta. Una iluminación suave fue bañando poco a poco la habitación que resultaba ser todo el piso. Un pequeño apartamento que constaba de cocina y sala de estar separados por una encimera y un pequeño cuarto de baño.

Hizo la cama y la plegó, pasando a convertirse en el sofá de la sala de estar. Encendió una pantalla que colgaba de la pared. Aún no habían comenzado las noticias, era muy temprano todavía. Con los anuncios sonando de fondo se aseó en el baño. El espejo reflejaba una cara cansada y aunque joven, su mirada reflejaba experiencia, una luz gris desesperanzada y triste.

Salió en ropa interior y con una toalla a modo de turbante enrollada en la cabeza. En una esquina decansaba aún en una cesta Dado, su panda en miniatura.

Dado fue el único capricho que se había permitido desde que se independizó y se mudó a aquel lugar. El gran avance en ingeniería genética que se había producido antes de que empezara la Guerra, había permitido producir en serie animales en miniatura a partir del código de animales normales. Esta técnica había servido para salvar de la extinción a muchas especies de animales, vertebrados en su mayoría. Nunca el preservar las especies animales había sido tan comercializable, ni tan beneficioso económicamente hablando para la ciencia. El boom de los minianimales fue uno de los últimos avances elogiables previos al que trajo la Guerra…

Y de la Guerra empezaron a hablar nada más empezar las primeras noticias de la mañana. Mientras oía con atención, se acercó a la zona de la cocina y se sirvió un café cargado. Dado empezó a desperezarse. Salió de su cesta y se acercó a ella para rozarse contra sus piernas. Parecía tener las costumbres de un gato a veces. Le sirvió su comida en su cuenco y le puso agua limpia.

Empezó a vestirse, se puso el mono blanco de trabajo. Luego, se metió en el traje de aislamiento. Apagó la pantalla. Las últimas noticas de la Tercera Guerra hablaban de cifras, cifras de muertos.

Se puso el casco, y tras dejar que se adhirieran herméticamente casco y traje, salió hacia su trabajo.

Futuro Imperfecto (II)

1 Contacto recibido »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Qué zorra… Escribes super bien, y todas tus historias me resultan muy interesantes. Lástima que luego las dejas inconclusas (ejem, ejem).

    Comment by Penny Lane — 2008 Oct 21 #

Leave a comment

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Entradas y comentarios. ^Top^ Montada sobre WordPress con jd-nebula-3c theme diseñado por John Doe, modificado por April.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.